El blog de IGUALDAD

DIFERENTEMENTE IGUALES

DESMONTANDO ROLES

Somos hombres y mujeres no solo porque tengamos un sexo distinto sino también, y, sobre todo, porque aprendemos a ser hombres y mujeres de una determinada manera.

Las diferencias biológicas entre hombres y mujeres son incuestionables, y a ellas hace referencia el  término sexo. Ahora bien, que esas diferencias impliquen capacidades, aptitudes o actitudes diferentes entre los individuos sí es cuestionado y no está demostrado. A esas capacidades, comportamientos o personalidades distintas es a lo que alude el término género.

Las aportaciones de la antropología sobre los comportamientos de hombres y mujeres en diversas sociedades no occidentales desmontan la creencia de que la naturaleza es la que marca los comportamientos de unos y otras. Las capacidades y actitudes atribuidas a las mujeres y a los hombres varían de una sociedad a otra, de lo que se deriva que no están establecidas por la biología, sino que su determinación es social.

Son los modos culturales de ser mujer y de ser hombre en cada sociedad y en cada época los que condicionan, junto al sexo biológico, las diversas maneras de ser y de sentirse mujeres y hombres en nuestras sociedades. Actuamos de manera diferente en gran medida porque nuestra socialización es distinta.

Factores familiares, económicos, ideológicos y sociales, como los mensajes de la cultura de masas, los estilos de vida, etc., condicionan la construcción de identidades masculinas y femeninas en las sociedades humanas.  Son elaboradas por cada sociedad en virtud de sus necesidades y les son impuestas a los individuos desde su nacimiento, como pautas que deben regir sus comportamientos, deseos y acciones. Así, los géneros son continuamente redefinidos por la sociedad, dependen del momento y del lugar.

Hablamos de ROLES DE GÉNERO para referirnos a los comportamientos que se atribuyen a mujeres o a varones y que llegan a considerarse como naturales, como propios de los sexos, incluso llega a pensarse que vienen determinados genéticamente. Pero, y precisamente, por ser culturales y no naturales, son susceptibles de modificación: se pueden cambiar.

Te animamos a ver el documental HOMBRES, realizado por el programa Documentos TV de RTVE.

Crea un sitio web gratuito con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: